Cómo debe ser un proceso ideal de ventas

Publicado en Vende más por Ricardo Lopez . 13-11-2016

Lo ideal existe, y todos sabemos que es subjetivo, sin embargo, conocerlo puede darnos algunas directrices para reconocer si lo que estamos haciendo dentro de nuestra empresa está bien o está mal. Un proceso de ventas ideal es aquel que nos lleva a cumplir todos los objetivos y más, en el plazo establecido. Nos ayuda, además, a mantener un clima armonioso dentro de nuestro equipo de trabajo, donde todos cumplen con sus metas, se adoran y no existe ningún conflicto entre ellos. Además, nuestro proceso de ventas es autosustentable y repetible en cualquier negocio que emprendamos. ¿Maravilloso no? Sin duda, pero utópico también.

Sin embargo, hay algo que sí podemos establecer que nos ayudará a seguir creciendo: Un modelo de trabajo específico, donde tomemos en cuenta nuestros objetivos, nuestras fortalezas y debilidades, para construir un sistema efectivo que nos ayude a lograr las metas. Nosotros, queremos compartirte una idea de organización que podrá hacer que tu equipo de ventas logre sus objetivos y consiga mejores resultados:

 

1.-Determina desde un principio un proceso básico de ventas, al que cada uno de tus vendedores pueda darle su toque persona. Utiliza un canal digital, esta publicidad viene resultando efectiva. Apenas recibas tus nuevos leads realiza un primer contacto donde aclares ideas y reafirmes tu producto o servicio. Esta puede ser tu primera parada para cerrar la venta.

2.-Si no lograste cerrar la venta en ese primer acercamiento abre más canales con tu cliente potencial, donde pueda conocer más beneficios de adquirir tu producto o servicio. Envíale un mail con las ventajas que tienes sobre tu competencia, siempre da a entender el valor agregado que tiene tu producto o servicio por lo demás. Invítalo a él ahora, a tomar su decisión y hacer el contacto.

3.-El tiempo es fundamental en todo proceso de ventas y es importante que el vendedor entienda que no todos los clientes funcionan bajo la misma estrategia o en los mismos tiempos. El tercer paso es un nuevo contacto, telefónico, donde te guardes un as bajo la manga, algún beneficio exclusivo que puedas ofrecerle a ese cliente y que te ayudará a terminar de convencerlo.

4.-No atosigues a tus clientes, dale tus herramientas, tus beneficios y demuéstrale que tu intención es siempre ayudarlo, no solo venderle un producto. De esta manera tendrás la posibilidad de establecer una relación más amena con cada uno de ellos. La fidelización es clave en todo momento.

Lleva un control de todas tus etapas, dónde está cada quien y cuál es el siguiente paso a tomar, y para ello es importante que te ayudes con las herramientas que puedas tener a la mano, como un software de CRM, que te permitirá controlar y analizar cada uno de los pasos en tiempo real, para saber si se están cumpliendo o no los objetivos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia.
Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.